Reconstrucción de Notre Dame

Después del incendio registrado en la catedral Parisina el pasado 15 de abril, habían circulado en Internet diversas propuestas para la reconstrucción de la catedral. Esto en parte provocado porque el Presidente de Francia, Emmanuel Macron, llamó a realizar un concurso internacional para la propuesta de reconstrucción.

 

Sin embargo el senado Francés; determinó el pasado 27 de mayo que para la restauración y conservación de la catedral de Notre-Dame era necesario instruir y suscribir los siguientes términos.

En una sesión pública, los senadores adoptaron enmiendas, incluyendo:

  • Ordenar a la autoridad contratante que haga público un estudio que explique los motivos de las modificaciones si considera utilizar materiales diferentes a los existentes antes del desastre para el trabajo de conservación y restauración del monumento;
  • Disponer que los directores de la institución pública responsables de la conservación y restauración de la catedral estén sujetos al límite de edad aplicable al servicio público del Estado;
  • Prever la disolución, a partir de la finalización de las obras, de la institución pública responsable de la conducción, coordinación y realización de los estudios y operaciones que contribuyan a la preservación y restauración de la catedral;
  • Informar y consultar regularmente a la Comisión Nacional de Patrimonio y Arquitectura sobre el progreso de los estudios y las obras.

Los senadores también establecieron que la reconstrucción deberá ser fiel al último estado conocido de la catedral antes del siniestro; lo que no excluye la posibilidad de usar materiales y técnicas diferentes si son previamente aprobados.

El senado pone así un freno a la especulación del resultado formal de un probable concurso de arquitectura para la reconstrucción; asi como con la idea de terminar las obras en un plazo de cinco años. En resumen, y citando lo que dijo un representante del Partido Socialista francés: «se trata de una ley para reconstruir Notre-Dame de París y no Notre-Dame del Elíseo» (donde despacha el presidente de Francia).

 

Sin duda la noticia satisface a parte de la comunidad de arquitectos mundial; y por otro lado enfada a quienes están a favor de una renovación. En lo personal; celebro que se haya llegado a esta determinación por el bien del patrimonio arquitectónico. Espero que venga lo mejor para la catedral parisina y no sea objeto de guerra mediática y política.

 

Fuente: ARQUINE. 

You May Also Like

IKEA y The Urban Village Project. Progreso Técnico

MODULACIÓN. CONCEPTO UNIVERSAL

100 años de Ramirez Vázquez

Ciudad BIG flotante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copy link
Powered by Social Snap