¡No olvides la Retícula!

“Marcar un orden a los elementos que vamos a utilizar. Nos brinda la posibilidad de tener soluciones a los problemas visuales”

El uso de la retícula es pieza clave en nuestras soluciones gráficas y como todo buen elemento colocado esta tiene que ser pensada en base a lo que queremos resolver, debemos conocer qué tipo de publicación es, a quién va dirigido, cuál es el público, el contenido de lo que vamos a editar pues el uso de esta no solo se determinara por el texto que contendrá, si no por todos los elementos que conformarán la página. El uso de la retícula no es nada nuevo en la antigüedad los pintores del renacimiento, egipcios y mayas se basaban en la proporción Áurea para hacer sus maravillosas obras artísticas y arquitectónicas. Pero fue hasta después de la segunda guerra mundial que el suizo Müller-Brockmann potenció el uso de la retícula en Europa y luego en América del Norte.

Pues bien, la retícula la tendremos que planear y construir sobre el tamaño de página que estaremos diseñando pues recordemos que su objetivo base es marcar un orden en relación con los objetos que vamos a utilizar. Esta nos brindará una solución a problemas visuales de organización, nos ayuda a presentar el texto e imágenes de forma ordenada, diferenciada, con precisión y facilidad en la comprensión, unifica y da  equilibrio y coherencia a la publicación.

Partes de una retícula 

Una retícula está compuesta por:

  • Columnas – Son las secciones verticales que dividen el espacio de la página.
  • Medianiles – Son el espacio existente entre columnas.
  • Márgenes – Son el espacio existente entre los bordes de la página y el área de contenido.
  • Filas – Son las secciones que dividen la página de forma horizontal.
  • Módulos – Son los bloques/áreas creados por la intersección de las columnas verticales y las filas horizontales.

Tipos de retícula 

  • Manuscrito – Es un tipo de retícula muy simple, compuesto de una columna.
  • Columna – Una retícula de columna es muy útil para dividir un texto que se haría muy largo de leer extendido por toda una página.
  • Modular – Una retícula modular es una retícula compuesta por bloques de contenido.
  • Jerárquica – Este tipo de retícula se utiliza cuando el contenido se estructura por orden de importancia

¿Por qué usar una retícula? 

Son un gran aliado a la hora de diseñar pues te dan noción de cómo organizar y estructurar los elementos que colocaras en el espacio. Te ahorran tiempo pues fácilmente puedes definir dónde irá cada elemento. Son muy útiles particularmente a la hora de diseñar espacios con mucho texto.

Para concluir el uso de esta herramienta nos permite dar soluciones gráficas con mayor estructura e impacto. Aprovechemos estas herramientas a nuestra conveniencia y no olvidemos sacarle todo el provecho pues al final de cuentas el usuario es el que agradecerá.

You May Also Like

Los 5 libros que salvaron mi vida en la universidad

Coca Cola Modifica su Logotipo

Cinépolis y Su Polémico Rebranding

Editorial Impronta: desenterrando un arte perdido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copy link
Powered by Social Snap