El renacimiento de National Geographic

“La icónica revista impresa presenta un diseño nuevo para exhibir sus impresionantes fotografías y sus emocionantes historias.”

-National Geographic-

Todos hemos leído o por lo menos hojeado una revista National Geographic alguna vez, esta publicación mundialmente conocida y fundada en 1888 por la National Geographic Society se caracteriza por increíbles fotografías e impresionantes historias a través de las cuales hemos podido recorrer el mundo desde nuestro asiento mucho antes de tener acceso a internet. En la víspera de sus 130 años la revista anunció en mayo del 2018 el más reciente rediseño de su revista y hoy vengo a hablarles de ello.

Desde sus origines la revista se ha re-inventado cada cierto tiempo para adaptarse a las necesidades y preferencias de sus  lectores, sin embargo este nuevo rediseño (el primero desde hace veinte años) va más allá que cualquier otro porque llegó incluso a hacer un tratamiento de la marca.

El trabajo estuvo a cargo de Godfrey Dadich Partners (GDP) una agencia dedicada al marketing diseño y periodismo que recibió en el otoño del 2017 aceptó realizar esta hazaña.

El primer paso (Según Scott Dadich, fundador de GDP.) fue ponerse en contacto con el equipo de National Geographic para hacer lo que conocemos como Brief, saber cuáles eran los fundamentos a destacar de la revista “Esto dirigiría un cambio de imagen completo, desde la placa de identificación de la revista hasta sus tipografías y su estructura de cuadrícula, y los valores necesarios para impulsar cada decisión editorial y artística.” (GDP, 2019)

 

Después de establecer este punto  la agencia decidió trabajar con dos miembros importantes de la revista Susan Goldberg, editora en jefe de National Geographic, y Emmet Smith, el director creativo de la publicación, lo que se buscaba era volver la lectura más dinámica y hacer más sorprendente la narración visual por medio de una retícula que resaltara uno de os elementos más importantes de la revista: la fotografía.

El tratamiento de la marca requirió el trabajo de Tal Leming de Type Supply que consiguió hacer la marca más sutil para que no compitiera con la imagen de portada, además desarrolló dos tipografías más para interiores la Earle es un tipo de letra egipcio llamado así en honor a la bióloga marina Sylvia Earle y la  Marden una sans serif que debe su nombre al periodista y fotógrafo Luis Marden.

El resultado es impresionante, no sólo resalta las impresionantes fotografías sino que hace la experiencia de leer mucho más entretenida y placentera, el texto ya no se ve en columnas que parecen interminables y aburridas sino que el texto armoniza y se mueve con la imagen.

Amigos sin duda este trabajo me ha dejado implantada con lo mucho que se puede mejorar algo que ya parecía estar en su máximo nivel, el diseño no tiene límites y debemos aprender a ser realmente auto críticos para mejorar cada día, nunca antes ha tenido más sentido la frase “No te cases con una idea” National Geographic es el perfecto ejemplo de esto.

Bueno esta ha sido la publicación de hoy aquí abajo dejaré algunos link si quieren conocer más de este proyecto y de la agencia que lo ha realizado y también les recomiendo ampliamente adquirir una de estas revistas para que sean testigos en primera fila de estas mejoras.

National Geographic

Godfrey Dadich Partners

Sobre el proyecto

You May Also Like

Los 5 libros que salvaron mi vida en la universidad

Coca Cola Modifica su Logotipo

Cinépolis y Su Polémico Rebranding

Editorial Impronta: desenterrando un arte perdido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copy link
Powered by Social Snap