Caso Scotiabank

La marca se suma y apuesta por una nueva imagen.

 “Actualizamos nuestro logotipo para lograr un aspecto más moderno, seguro y legible con cada pieza de comunicación. Algunos de los cambios que hemos realizado en el logotipo son: un incremento mayor en la altura de la tipografía, una “S” mejorada, una “C” equilibrada y una “T” centrada. Además, decidimos redondear los caracteres a través de nuestra marca para lograr un estilo más moderno y refinado para Scotia.”

Una marca que cae en esta tendencia de hacer todo de forma simple o como nos gusta llamar “minimalista” omitiendo y modificando elementos claves y distintivos de su marca.

 A pocos días de que la firma BBVA anuncia cambios en la identidad de su marca, la firma canadiense Scotiabank no se queda atrás y  genera también un proceso de rebranding.

A través de su página dio a conocer sus nuevos cambios, entre los cuales se encuentra la ampliación de su paleta de colores, que antes era identificada principalmente con el rojo y el blanco y ahora incluye violeta, verde, rosa, naranja, azul y negro así como  la integración de sus elementos fotográficos y pictográficos.

La tipografía

Scotia es el nombre de esta tipografía pensada y diseñada para este nuevo rebranding. Se agradece este nuevo juego tipográfico pero no nos aporta algo novedoso, se mantiene en la línea de lo común y ya visto pues carece de esencia y vuelve más genérico al logotipo.

Un cambio poco acertado desde mi punto de vista es el isotipo, en el cual son anuladas las líneas que emulaban meridianos y paralelos en el globo terráqueo. Cosa que podría causar conflicto entre los usuarios pues me permito asegurar que la marca era recordada por esta característica en su isotipo. Sé que también en cuestiones de legibilidad y reproducción quizá estas líneas en tamaños muy pequeños quedaban anuladas, pero repito ya era algo característico y muy propio de la marca.

Los procesos de rebranding representan un paso que en muchas ocasiones es necesario dar, entre otras razones, para conferir una nueva proyección a las marcas y a las empresas.

En resumen, encuentro interesante este intento por refrescar la marca y puedo rescatar que lo más interesante de este nuevo rebrandig es el uso de una nueva paleta de colores y el juego que dan con sus piezas gráficas (fotografías e ilustraciones), pues las encuentro atractivas y novedosa, se arriesgan con colores interesantes y poco visto en las marcas de este rubro. En cuanto a su nuevo diseño tipográfico lo encuentro de bajo interés, no le veo un aporte significativo ni un plus a la marca, la volvieron genérica, le quitaron un poco su presencia en el mercado. Este juego de la “S” con ese círculo espantoso blanco no me dice ni cuenta nada.

¿Te gusta la nueva imagen de Scotiabank? Cuéntanos en el apartado de comentarios.

You May Also Like

Los 5 libros que salvaron mi vida en la universidad

Coca Cola Modifica su Logotipo

Cinépolis y Su Polémico Rebranding

Editorial Impronta: desenterrando un arte perdido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copy link
Powered by Social Snap