Arata Isozaki, Pritzker 2019

El Premio Pritzker busca honrar a un arquitecto o arquitectos vivos cuyo trabajo construido demuestre una combinación de talento, visión y compromiso; que ha producido contribuciones consistentes y significativas a la humanidad y al entorno construido a través del arte de la arquitectura.

Arata Isozaki recibió este año la alta insignia, él es uno de los arquitectos más influyentes y destacados por décadas; un hombre culto con porte aristocrático que supo evolucionar con las modas y tendencias de la arquitectura y supo liderar ,más que seguir, las corrientes que definieron la historia. Sin embargo, el arquitecto es uno de los más destacados de fin de siglo XX, y sus obras más relevantes forman parte de capítulos pasados de la historia.

Isozaki nació en 1931 en Oita, estudió en la Universidad de Tokio y fue discípulo de Kenzo Tange con quien trabajó desde que terminó la carrera hasta 1963. (Kenzo Tange es un personaje fundamental en la reconstrucción de Japón tras la segunda guerra mundial).

Sus primeras obras cruzaron la tradición japonesa con tecnologías y estructuras avanzadas que se acercaban al proceso imperante de la arquitectura nipona. Progresivamente fue incorporando elementos arquitectónicos canónicos universales (pórticos, bóvedas, esferas y cilindros) que lo alinearía con la arquitectura posmoderna.

OBRAS SIGNIFICATIVAS

 

El MOCA fue el detonador de una serie de icónicos museos y edificios públicos en la zona central de los Ángeles. La discreción del museo angelino se sumerge en la topografía del downtown, y abre una plaza pública dejando un pórtico pétreo rojo encumbrado con una bóveda de cañón; fue el reactivador de un centro histórico semiabandonado al que le seguirían importantes edificios; tale como el Disney Concert Hall de Frank Gehry, la catedral de Rafael Moneo y el Museo The Broad, de Diller Scofidio + Renfro.

 

MOCA (Museo de Arte Contemporaneo de los Ángeles) los Ángeles.

 

Posteriormente se construyó la sala de conciertos de Kyoto (1991–1995); el cascarón de tortuga del Palau Sant Jordi de Barcelona, una de las sedes de los Juegos Olímpicos de 1992; y el Domus, la casa del hombre (1993-1995) en la Coruña, España.

 

Palau Sant Jordi, Barcelona.

 

 

el Domus, la Coruña.

 

Premiando a Arata Izosaki, se valora la trayectoria impecable de un gran arquitecto, ante el cambio de paradigmas que rigen la arquitectura. El premio se anunció el 5 de Marzo,  el pasado 24 de mayo le fue entregado el reconocimiento en la ciudad de París.

 

“No hay tiempo si no hay espacio, pero tenemos “MA” entre objeto y objeto, entre espacios. entre sonido y sonido, hay silencio, hay pausas. eso es “MA”. el espacio es importante; lo que hay entre los espacios es más importante.”

 

 

Fuente: Arquine. El País.

You May Also Like

IKEA y The Urban Village Project. Progreso Técnico

MODULACIÓN. CONCEPTO UNIVERSAL

100 años de Ramirez Vázquez

Ciudad BIG flotante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copy link
Powered by Social Snap